29 may. 2011

la comida


“Allí de ambrosias
había un jarro,
Con un cazo Hermes escanciaba a los dioses”
Safo. Poeta griega S.VI a.C

-Comeme tor coño- le dijo en aquella esquina a voces a aquel cliente insolente.  Agarrándose todo su sexo por encima del pantalón vaquero ese adolescente rapeó –Señor Juez, por mí se puede usted comer toda esta[1]-. La cosa iba de comidas en aquellas expresiones.

Me ves: Era niño, y vi en la televisión (que dirigió Pilar Miró) unas escenas que formaron mi placer por la comida y por el sexo. En una de ellas una mujer se encuentra en cuclillas, todo su musgo negro se muestra y su amado y esclavo le introduce lo que come, antes por la vagina. Los fideos, las verduras que toma delicadamente con palillos de bambú, todo lo pasa por esa vinagreta de su coño. Ahora le introduce un huevo duro y ella, aun en cuclillas lo pone como una gallina, él se lo come luego como el manjar más exquisito y único de la tierra. Ella se llama Sada. La película, claro, es “El imperio de los sentidos” (1978). La otra imagen es de una película de Bigas Luna, “Caniche” (1979). Una mujer unta algo dulce en su coño -¿miel, mermeladas, siropes?- y su perrito burgués le lame todo su sexo, un bello modo de masturbarse. Desconocía con trece años la zoofilia, descubrí esos meses que la pasión sexual no tiene límites, así como las aplicaciones culinarias. Varios lustros después, leí la noticia de que en Nüremberg (2008) dos personas habían quedado para amarse en un acto caníbal. Uno de ellos desde niño deseaba ser devorado, que alguien se lo comiera. Literalmente. Encontró a su antropófago. Es una manía sexual que sólo se puede tener una vez, la de ser devorado. El caníbal puede experimentar más. ¿Un acto de amor gastrológico? Aún no hay respuestas.

Por aquellas fechas de la pubertá a principios de los ochenta mientras me educaba/formaba en esa televisión que gritaba “viva el mal viva el capital” (la bola de cristal, de otra mujer maravillosa, como Lolo Rico), los curas también (intentaban) me formaban y había también extrañas cuestiones de gastronomía, en sus educaciones: comer el cuerpodecristo  y beber su sangre. Beber sangre había sido una cosa de bárbaros según la civilización romana, así se sorprendían estos, de la dieta de los bárbaros centro europeos, a base de sangres y leche. Comer cuerpos humanos o divinos y beber sangre es verdaderamente otro acto, en este caso, como en el otro,  de amor caníbal. Recuerdo un pasaje del apocalipsis de Juan: “Vi un ángel puesto de pie en el sol, que gritó con una gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan por medio del cielo: Venid, congregaos para el gran festín de dios, para comer las carnes de los reyes, las carnes de los tribunos, las carnes de los poderosos, las carnes de los caballos y de los que cabalgan sobre ellos, las carnes de todos los libres y de los esclavos, de los pequeños y los grandes” …

La comida, sigo observando ahora ya masduro, no tiene límites.


[1] Mucho Mu, de 7 notas 7 colores que también decía: “Chupa la miel energética de mi colmena, nena!”


23 may. 2011

De los mercados 1


(la Boquería -bcn-)
(…) Por la noche, una luna ancha e intensa como un plato servido en la mesa”
Raimond Carver

Todo es blanco. Atravieso las nubes a saltitos. Todo es blanco. Y solo pienso en colores. En los colores de la Boquería. Recuerdo una foto que me enviaste una vez, perfectamente, la tengo aquí, aquí en mi imaginación. Eran los colores de la Boquería. El avión da saltitos y todo es blanco. Clac, clac, clac... ya nos podemos quitar el cinturón. Todo es blanco y flotamos por las nubes como tu fresco recuerdo por mis neuronas también blancas.

Todo es de color”, canta la Lole, raspa la guitarra Manuel.  Más de treinta años después en las ramblas de Barcelona bajo este techo industrial con aroma a madre: Todo es de color. “De lo que pasa en el mundo por dios que no entiendo ná”dice la gitana... seguimos igual. Los colores de la Boquería no pueden explicar las miseria humanas: el hambre, la explotación, la injusticia, la explotación de los hombres a los hombres, las políticas globales o la estupidez de esta España, aparta de mi este cáliz. “Y todo aquel que sea mi enemigo sea mi hermano” y me sumerjo en uno de los paraísos para un gastrósofo: el Mercat de la Boquería.

Caminar ahí como una experiencia mágica del caminar, una explosión de sensaciones y un hacer trabajar a todos los sentidos a la vez. Los espíritus y almas sensibles pueden incluso experimentar la sinestesia, llegando a oír colores, ver sabores, tocar aromas.

La entrada desde las ramblas es un lugar de visita turística y no por ello pierde la esencia de mercado de barrio, del barrio Barcelona, esa ciudad también provinciana. Los colores de los productos se mezclan. El color púrpura de ese hiyab, los colores de la sonrisa de esa mujer zaína, la mezcla de olores de las fresas y los puerros, el frescor de los zumos de frutas miles, la túnica amarilla chillona de esa africana silenciosa, su criatura atada a ella. Esos pequeños tailandeses  riéndose del precio de los hystrix, manjar conocido para ellos y exótico aquí, en el barrio chino (ahora raval)... Los miles de bombones, la tienda de huevos, la de las setas, las casquerías, los bares de tapear, la diferencia entre los olores de la verdura, de las carnes o los pescados …

Recuerdo comprar un 31 de diciembre de 2003, para la primera cena de entucasaoenlamia (aun no las llamábamos así), la cena fue en casa de cristina en el Raval, éramos once, siete lenguas madre (castellanos-argentinos, danés, alemán, inglés, italiano, catalán); ahí empezó claramente todo. En el fin de año de 2003. Chi cerca, troba y La Boquería, si se busca no es un lugar caro, es como digo, un mercado de barrio... Comimos esa noche: gambas en gabardina negra, sopa de habas con menta, crema de zanahorias, comboluti (pasta fresca) rellenos de butifarras y gamba con ralladura de coco y brotes de alfalfa, conejo a la cazadora con polenta, hígado a la plancha con caramelo de pedro ximenes y comino, pincho de rape, coliflor y frambuesa, cuadros de choco con cebollita, mouse de limón, tarta de queso alemana, yemas de san leandro de las monjas de sevilla, uvas, moscateles y vinos dulces.

Los distintos tipos de rojos de la sangremúsculo que es la carne, y su fuerte olor: tapa, jarrete, lomo, oreja, solomillo... de ternera, de buey, de cerdo, de cordero, de cerdo ibérico. Carne que vuela, de pato, de faisán, carne que bucea: de atún rojo. En cada región las bestias muertas se cortan de diferente modo, dando lugar a carnes y sabores diferentes: veo las entrañas (corte argentino) excelente para una parrillada y son los diafragmas de las vacas. Se come todo, y todo(casi) está aquí. Los testículos o criadillas y el pene del toro, la primera vez que lo veo, -muy rico en una sopa- me dice Walter el tendero. Las texturas de los estómagos para el menudo o los callos (cap i pota) parecen materiales de construcción arquitectónica, más que un material para la digestión. Con el alba las piezas enteras muertas danzan por la Boquería: vacas, cerdos, corderos...

Los mercados son un lugar de lo Gore como los mercados financieros. Antes los mercados tenían animales vivos que sacrificaban allí mismo. Gore: esa cabeza de cerdo muerta con el ojo vivo que te observa cínico con la mirada de la monalisa, Todo es blanco, el avión se mueve a saltos por el vacío del aire y mi estómago se está revolviendo.

21 may. 2011

Comado Socarrats



(Sobre comidas populares en las acampadas de protestas ciudadanas)
“ ...Sal de los sacrificios...”
G. Lorca

Empezabamos este regalo-blog hace una semana el 14 de mayo de 2011, un sábado, como hoy. Escribíamos desde el placer de estar sentados frente a un huerto, donde estaban las últimas matas de guisantes y de habas, un huerto donde florecen malas-yerbas en las zonas de barbecho. Escribíamos observando las abejas libar de modo incluso lascivo; sentados frente a los lomos del huerto donde plantaremos un mundo más divertido y menos gobernado por los mercados (financieros). Arrancábamos con una cita del libro “Indignaos” que mi padre, señor de 69 años me había regalado: “la levadura que hará levantar la masa”. Al día siguiente, 15M, una levadura inexplicablemente apareció en España. Decía la señora Rosa de Luxemburgo, de la que un día podríamos averiguar cuáles eran sus gustos culinarios, “No hay nada más fantasioso, más improbable que una revolución una hora antes de que estalle....”

Desde hace una semana varios miles de españolitos en varios cientos de pueblos se dan cita en una plaza para indignarse, para exigir un cambio en esta democracia occidental que dejó de pertenecer al pueblo/estado para ser de los mercados, la banca y las grandes corporaciones, gobernando las vidas de los sevillanos-andaluces-españoles-europeos-ciudadanosdelmundo los intereses financieros del gran capitalismo avanzado (dicen que herido de muerte). Estxs miles de precarixs indignadxs han ocupado el espacio público[1] libremente y han gritado lemas gastronómicos como “No hay pan para tanto chorizo”; consignas como “Sin pan no hay Paz”; o se ha dicho: “sea usted su propia policía, si tiene tentación de pensar dese un golpe seco en la cabeza”.  Se ha parafraseado esa frase negra americana del “Yes we camp”. Se han/nos hemos autoorganizado a través de asambleas horizontales de 3 horas y más de cuatro mil personas. Y hemos participado como cocinerxs -comado socarrats- para dar de comer calentito. Con el estómago lleno se piensa mejor, tal vez con menos rabia eso sí. Y hace falta mucho más de ese ingrediente.

Hoy presentamos en este blog gastrosófico la experiencia, donde el placer culinario, el gusto por unas lentejas y unas paellas sirven para reflexionar sobre la situación actual política. Hoy al medio día vamos/hemos organizado una comida caliente, la primera en varios dias para los incondicionales (la levadura) que lleban ocupando pacíficamente la plaza, exigiendo cambios y narrandolos al resto del mundo. Hemos hecho la comida: cinco paellas y seis kilos de lentejas -paellas de trigo / paella vegana / paellas convencionales, además de lentejas con coliflor y manzana ácida: todo rico rico !!!-

Hemos cargado con unas cocinas improvisadas,  unas bombonas de butano y unos roscos de fuego, una paella grande y un perol de 60 cm de diámetro, se nos han unido otros paellerxs. Como resulta que la ocupación pacífica se da en la recién recuperada/inaugurada plaza de la encarnación disponemos de un mercado de abastos justo bajo nuestros pies, ahí. Vamos a pedir / hemos pedido solidaridad con los tenderos y que nos regalen alimentos: vegetales y frutas. Las comidas populares las hacemos veganas, nada de productos animales. Muchxs tenderxs nos han ayudado. Los hemos limpiado y preparado en las fuentes cercanas a la plaza y nos hemos puesto a cocinar. Los olores y el leve murmullo de la reflexión política han ido invadiendo el ágora donde nos encontramos reunidas. Luego hemos comido tranquilamente. Cuchará y paso atrás. Estamos bajo la atenta mirada de los furgones de la policía antidisturbio, que hacen babas como el perro de paulov. Les hemos ofrecido. Tras esos cascos que ocultan rostros parece que no existan bocas de tragar. Solo ansia de porra y golpe. Hoy no tienen la orden, mañana hay elecciones democráticas (¿?) en este país llamado piel de toro, no quieren líos con los ciudadanos, el lunes ya veremos. Luego otras compañeras han traído dulces y más canciones...

Esta semana incluiremos en las comidas populares unos talleres sobre alta cocina okupa, sobre cómo conseguir comida gratis, recetas para las acampadas, sobre agroecología, sobre huertos urbanos… comiendo también se lucha!!!

No sabemos si será levadura de pan o simple suffle,
De momento ahí está, larga vida intensa y
lúdica a la okupación de las calles y los vacíos!!!

Bon apetit!!




[1] Se da la paradoja de que el espacio ocupado, la plaza de la encarnación, conocida ahora como las setas, por el edificio moderno inaugurado hace apenas unos meses, es un espacio que el ayuntamiento socialista de Sevilla ha convenido que sea de  la promotora/constructora del edificio, Sacyr, por lo que tenemos en Sevilla una plaza, como cartuja 93, en todo el centro de la ciudad que es privada.

14 may. 2011

buenos dias...

“Pero si, hoy como entonces, una minoría activa se rebela/revela,
será suficiente, tendremos la levadura que levante la masa.”
INDIGNAOS!   Stéphane Hessel

Inauguramos hoy este blog sobre GASTROSOFíA, que ha sido un regalo por mis 39soles. Un regalo, decía J. Cortazar, es “un pequeño infierno florido (…) te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo”[1]. Así es este regalo; algo que deberé(mos, incluyo a la regaladora) ir regando, cuidando para que sea ese infierno cálido y florido, que no se mustie, que aromatice y dé color. Aquí intentaremos ir modelando, dando forma a esa palabra, a esa ciencia, a ese modo de entender la vida humana que es la Gastrosofia.

Nos planteamos y proponemos pues la tarea de construir mediante literatura, poesía, algunas ciencias, mediante recetas y experiencias culinarias, mediante sentimientos y erotismo, con la explotación/exploración de los seis sentidos, dando libertá a la atracción apasionada, mediante acciones privadas y públicas, íntimas y colectivas ese arte total -Gesamtkunstwerk- llamado Gastrosofia. Tarea nada fácil, pero sí entusiasmante, vital. Queremos ir describiendo, acercándonos a eso que se denominó en el siglo 19 por Eugen von Vaerst (1972/1855) como Gastrosofia. No hay mucho dicho y hecho sobre ella, mas ahí hay un arma contra las formas de vidas actuales, ahí hay una forma de vida

No sé que es un blog, pero lo inventaremos, no sé si es una construcción lineal del tiempo, de “mañana haré esto o lo otro”, nosotras lo construiremos a  saltos hacia atrás y hacia delante, hacia arriba o abajo, nos moveremos en la esfera de la rosa de los vientos. Libremente, siempre buscando El perfume del pan. Por  ello compartiremos nuestras experiencias pasadas en las pijicenas, y la alta cocina en los centros sociales Okupados, o “el date comida, comida gratis” en Berlín, las paellas colectivas de la huerta del rey moro en Sevilla, el comando socarrat, los trabajos en las cocinas de algunos bares de la geografía europea, el acto de la comida cotidiana. Compartiremos desde las migajas que raptan los gorriones urbanos, a la forma de libar de las abejas, y por supuesto nuestros deseos, en un positivismo de que todo lo deseable es posible (Hegel).

Ya duchándonos hemos hablado de qué y cómo será este blog, nos hemos dicho, mientras rascábamos la espalda del otro con madréporas de esqueletos flexibles, que debía contener una o dos intervenciones semanales, de no más de un folio, unas quinientas palabras; que podíamos organizar una lista de los libros de interés gastrosófico de nuestras bibliotecas, para disponer de una red de libros de consulta en la red; que debía de gustar y ser de interés a los ciber-otros, y no solo para nosotras… El blog seria el cartel de las cenas entucasaoenlamia, podía ser una consulta on-line para quien quisiese organizar una experiencia gastrosófica y tuviese algunas dudas o quisiese algún consejo para el menú. Nos gustaría que fuera un lugar de parada semanal que arrancase una sonrisa al otro lado de la luz de la pantalla. Que fuera parafraseando al poeta ruso Osip Mandelshtam “la brizna de yerva que será el origen de los bosques que cubran vuestra ciudades modernas”
                                             
                                                                                                                                                 Bon Profit!


[1] Julio Cortazar Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj. del libro Historias de Cronopios y Famas